¿A Quien Llamas Un Anarquista?

Also in English “Profundamente acepto el lema ‘El mejor gobierno es el que menos gobierna'; y me gustaría verlo actuado más rápida y sistemáticamente. Llevado a cabo, finalmente equivale a esto, en lo que también creo—’El mejor gobierno es el que no gobierna en absoluto'; y cuando los hombres están preparados para ello, ése será el tipo de gobierno que vamos a tener.”

-Henry David Thoreau, Anarquista Americano

Recuerda, recuerda el 5 de noviembre … una fecha apropiada para considerar los acontecimientos actuales en el movimiento “Occupy” en relación con los conceptos tradicionales de gobierno minimalista. Guy Fawkes y sus co-conspiradores, aunque se oponían al gobierno reinante, no eran anarquistas. Ellos eran terroristas, que habrían creado caos si hubieran conseguido hacer explotar a el Parlamento y matar al rey Jaime I en 1605. Aquellos que se benefician del status quo fomentan el miedo del público hacia la verdadera anarquía al llamarla “caos”, un concepto bastante opuesto a la anarquía.

La anarquía es un enfoque para la organización de la sociedad sin un liderazgo titular establecido de forma permanente. Mon-arquía es el gobierno de una sola persona. Tetr-arquía es el gobierno de un grupo de cuatro. An-arquía-es el gobierno de ninguna persona. Muchos filósofos políticos, que actúan como cargadores de agua para las élites depravadas, han fingido que el caos social será el resultado final de gobierno anárquico, sin embargo, la historia demuestra que la anarquía puede ser muy eficaz y todo menos caótica. Desgraciadamente, esos éxitos nunca se celebran por las elites establecidas, incluyendo aquellos que informan y escriben la historia, porque refutan la falacia de los principios en que se basa la sociedad orientada hacia obedecer comandos. Invariablemente, una conspiración de las élites desafiadas interviene y viola todos los principios de la dignidad humana y el derecho constitucional para suprimir esos grupos, así como ahora está sucediendo en muchos lugares donde existe la protesta “Occupy”.

Guy Fawkes no era anarquista. El propósito de la Conspiración de la Pólvora fue traer de vuelta la Iglesia Católica Romana al control de la monarquía Inglesa. Eso habría sido un paso atrás hacia un control rígido y brutalmente autoritario de todos los elementos de la sociedad Inglesa. Guy Fawkes es más afín a los religiosos falsos del fundamentalismo de hoy que hoy en día trabaja para hacer de los Estados Unidos una teocracia pseudo-cristiana. Fawkes era un simple terrorista, dedicado a la creación de tanto caos tanto como fuera posible sin un propósito racional o resultado valioso.

Cuántas veces las imágenes populares han cambiado. El una vez especie de coco post-Halloween para ser colgado y quemado en efigie en la quinta noche después de All Hallows ‘Eve, “el viejo” poco a poco se convirtió en una imagen más popular y simpática en la mente del público. Libros infantiles fueron escritos. La leyenda de Fawkes creció en el sentido de su ser un rebelde positivo contra de las élites, y ahora el movimiento Occupy utiliza una moderna caricatura de su imagen para representar al 99%.

Al mismo tiempo, la idea de caos social se confunde en la mente del público con la organización social basada en principios anarquistas-Uno de los mas básicos determinando que es que el gobierno está impedido de usar la violencia contra sus propios ciudadanos. Tal sería seguramente muy diferente de la continua, masiva y facilitada por el gobierno federal conspiración de la policía urbana para aterrorizar a los ciudadanos ejercitando su derecho de protesta.

Anarquistas, no terroristas

La anarquía es una forma viable y efectiva del gobierno en la medida en que los ciudadanos libremente abrazen los principios de respeto mutuo, la libertad de expresión y la igualdad social. No todas las personas son iguales en inteligencia, conocimiento, capacidad social y capacidad de liderazgo. La anarquía no pretende suprimir las contribuciones de estas personas, pero las integra en la estructura más grande de la sociedad, ayudando a las buenas ideas tener éxito. Pero esto no va a funcionar bien en un mundo donde las personas se niegan a trabajar juntos a través de líneas sociales y de clase para abordar los desafíos reales y se niegan a reconocer un deber social de brindar protección a los más vulnerables.

El problema es, básicamente, falta de amor entre las personas de confianza mutua. Cuando la gente se niega a amar a los demás, pero deconfía o incluso aubsa de ellos para beneficio personal o para la satisfacción egoísta de una imagen personal fallida, debe haber algún medio de resolución de conflictos. Convencionalmente se hace mediante la apelación a una autoridad superior. Algunos pueden apelar a su idea de Dios, sin embargo, aquellos que buscan un material definido y rápido o un remedio judicial probablemente apelará al poder gubernamental humano. En una anarquía funcional, esta apelación vendria antes de la “administración” voluntaria y comunitaria, regida por la sabiduría del grupo. No hay necesidad de poder humano opresivo gobierno en una sociedad fundada en el amor y la confianza mutua en lugar de la codicia y el temor mutuo. Gobierno, tal como existe hoy en día promueve la interferencia del gobierno, por si mismo produciendo conflictos litigables o regulables, y la creación de más oportunidades de empleo para aquellos que gustan de la imposición arbitraria de pensamiento absurdo de grupo sobre sus compañeros humanos.

El estado ideal, en el que la comunidad colectiva es dinámicamente autogobernada, no requiere rígidos compartimentos administrativos, judiciales o legislativos. Cuando el colectivo está obligado a reaccionar, éste desarrolla las estructuras gubernamentales necesarias con métodos apropiados para situaciones específicas. Estas estructuras persisten sólo hasta que la tarea se lleva a cabo. Ellos trabajan para encontrar soluciones lo más completas posibles a los problemas reales y evitan el incrementalismo cobarde cuando se necesita un cambio mas grande. Ellos son la antítesis de la organización y el funcionamiento de las agencias tradicionales de gran cantidad de gobiernos humanos, incluyendo a muchas de los Estados Unidos.

Una visión de New Harmony

Esta visión de una sociedad humana perfecta es lo que realmente significa la anarquía. La anarquía ha sido durante mucho tiempo considerada como la forma ideal de gobierno por quienes se oponen a aspectos coercitivos de la regulación social. Aunque algunas sociedades anarquistas han florecido, siempre han sido violentamente reprimidas por todos los otros grupos políticos-capitalistas, fascistas, católicos, comunistas, protestantes, socialistas, christianos, republicanos, islamistas, demócratas, imperialistas, etc, todos los cuales dependen de violencia física y psicológica contra sus propios electores para mantener su poder y privilegios.

No hay ningún componente de nuestra sociedad que no teme al auge de la anarquia existosa. Y esta es la causa de la supresión sistemática de la libertad erótica por las élites, ya que la libertad erótica es la clave para la expresión final y realización de una verdadera sociedad anárquica.

En nuestro próximo hilo, vamos a explorar en profundidad cómo la libertad sexual se está convirtiendo en el verdadero fundamento de un nuevo sistema social basado en la libertad, justicia e igualdad para todos los que quieran abrazar el amor, vivir la verdad, hacer el bien, y crear belleza.

Traducción al español por Kim Violet

About -

Leave a comment