Aprueba Este Examen y Serás Expulsado de la Escuela

Also in English

La Escuela de Registro Delhi en Luisiana, tiene una Política de Embarazo de Estudiantes que permite al cuerpo administrativo el obligar a que las jóvenes estudiantes que estén bajo sospecha de estar embarazadas se hagan una prueba de embarazo. Si las estudiantes están embarazadas o se rehúsan a hacerse la prueba, ellas son expulsadas de la escuela y deben pasar por estudios de escuela en casa si desean continuar su educación en la escuela.

Aparentemente, en la Escuela de Registro Delhi no creen que las jóvenes estudiantes tengan derecho a educación libre de discriminación, a diferencia de la Alianza Woodhull de Libertad Sexual (Woodhull) como se mencionó en mi anterior publicación, “La Educación Sexual es un Derecho Humano”. Aún más, la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU por siglas en Inglés) publicó un artículo amonestando la política de Delhi por su abierta violación de la ley federal y de la Constitución de los Estados Unidos. Específicamente, esa política desecha por entero el Título IX de la Enmienda de Educación de1972, que prohíbe la discriminación de sexo en los programas y actividades de financiamiento federal. El Título IX ordena explícitamente que las escuelas no excluyan a ningún estudiante de un programa educativo o de una actividad “sobre una base como puede ser el embarazo de la estudiante, el parto, un embarazo ficticio, terminación del embarazo o recuperación del mismo”. Agregándose a esa falta administrativa está la violación que dicha política hace del derecho a proceso de la Constitución que tiene la estudiante a procrear, y de tener una protección equitativa de derecho, al tratar de manera diferente a las mujeres que a los estudiantes varones.

La política de la Escuela de Registro Delhi no sólo es una violación del Título IX y de la Constitución, sino también a los derechos humanos fundamentales sobre el acceso a la información, educación y libertad sexual.

A pesar de ello, aproximadamente el  70% de las jóvenes adolescentes que dan a luz, se salen de la escuela debido a una discriminación ilegal, y al hecho de que muchas escuelas fallan en proveer de ayuda a las adolescentes embarazadas o que están cuidando de sus hijos para que sigan en la escuela: algunas escuelas hasta las excluyen o castigan. ¿Cómo puede ser esto?

Bueno, echemos una mirada al sistema educativo. Como lo documenta el reporte Woodhull sobre El Estado de la Libertad Sexual 2011 los Estados Unidos tienen alta tasa de enfermedades de transmisión sexual (ETS o STI en Inglés) y la tasa más alta de embarazo adolescente entre los países industrializados. Woodhull resalta que hay dos razones importantes para ello: que otros países desarrollados tienen un más fácil acceso a los anticonceptivos y a los servicios de salud sexual, y a que hay una educación sexual más integral. Así que sin acceso a ambos, servicios de salud básicos incluyendo anticonceptivos, y una educación sexual integral (en los EE.UU. más de la mitad de estados no obligan a la educación sexual), no es de sorprender el por qué cuando menos 750,000 mujeres entre las edades de 15 y 19 años, se embarazan cada año. No sólo ésta falta de educación sexual afecta a los estudiantes, sino también a los administradores escolares y al profesorado. Sin una educación y entrenamiento debidos, el personal administrativo y maestros están mal dispuestos para tratar adecuadamente con las necesidades de las situaciones de las estudiantes embarazadas y que están cuidando a sus hijos.

Las adolescentes embarazadas y que están cuidando de sus hijos están facultadas legalmente a los servicios de educación y de apoyo para ellas y sus hijos. Haz clic para aprender más sobre los derechos de las jóvenes estudiantes en Nueva York y Minnesota.

Por tanto, nosotros necesitamos educación para ambos, los estudiantes y el personal de administración de las escuelas, acerca de los procedimientos dispuestos por la ley para apoyar a las estudiantes embarazadas o que están cuidando a sus hijos, que ya de por sí enfrentan un estigma social. Y lo más importante, como Woodhull lo declara una y otra vez, necesitamos educar a los adolescentes sobre sus derechos humanos básicos a la libertad sexual y a la información de salud sexual. Cuando las estudiantes son conocedoras de sus derechos sexuales, sea que estén o no embarazadas, o cuidando de sus hijos, están mejor preparadas para defenderse a sí mismas, a su educación, y contra las ilegales prácticas discriminatorias y las barreras dentro del sistema educativo.

Si deseas saber más sobre la Alianza Woodhull de Libertad Sexual y sus puntos de vista sobre la educación de salud sexual y otros temas clave de la libertad sexual, como el trabajo sexual y la justicia reproductiva, puedes visitar su sitio en Internet. También, puedes asistir a la Cumbre Woodhull sobre la Libertad Sexual (del 21 al 23 de Septiembre), en la cual Alison Gardner y Dan Massey, fundadores de VenusPlusX quienes trabajan conjuntamente a lo largo del año como miembros del Consejo de Woodhull, estarán presentando su sesión de taller, “La Sexualidad Sagrada y Comunión Erótica, la Experiencia Humana.”

Imagen de Creatividades Comunes Provista por: Centro para el Control y Prevención de Enfermedades
Imagen de Creatividades Comunes Provista por: Polina Sergeeva

 

About -

Leave a comment