El Femicidio se Comete Inmpunemente por los Países Centro Américanos

Also in English El Feminicidio es un crimen impune en los paises Centroamericanos. Es, por lo tanto,  un asunto de interés mundial, una cuestión de lesa humanidad, sobre todo cuando es producto del crimen organizado internacional e involucra a autoridades del gobierno.

En Juarez, México y buena parte de Centro América mujeres jóvenes y de origen humilde, en su mayoría, son raptadas, mantenidas en cautiverio y sujetas a una feroz violencia sexual antes de ser asesinadas y dejadas en lotes abandonados.

En algunos casos, sus restos son hallados por transeúntes al cabo de unos días o años después. En otras ocasiones las mujeres nunca son encontradas y sus familiares tienen que vivir con la angustia permanente de desconocer su destino o paradero.

Todo parece indicar que estas jóvenes son seleccionadas por sus victimarios por ser mujeres sin ningún poder en la sociedad. Suelen ser trabajadoras de las industrias maquiladoras que dominan la economía de Ciudad Juárez; camareras, empleadas en la economía informal o estudiantes.

Muchas viven en circunstancias precarias, a veces con hijos que mantener.

Las cifras de mujeres asesinadas en América Latina por el simple hecho de serlo, van en aumento. Las condenas y detenciones de los asesinos son escasas y ni la sociedad civil, ni los políticos, ni los jueces acaban de implicarse. La última, la periodista mexicana, Regina Martínez de la revista Proceso.

Martinez, periodista de larga experiencia, fue asfixiada en la bañera de su casa. Estaba especializada en la inseguridad y narcotráfico. Un total de 91 informadores han muerto o desaparecido en este país desde el año 2000, según la ONU. Informar de lo que ocurre es letal.

La palabra ‘feminicidio’ todavía no figura en la Real Academia de la Lengua Española sin embargo tras ella se esconden miles y miles de asesinatos a mujeres. Guatemala, El Salvador, México u Honduras encabezan las tristes estadísticas pero desde el sur de Estados Unidos hasta la Antártida se trabaja por visibilizar y denunciar el problema hasta el punto que países como Argentina estudia incluirlo como delito en su código penal.

Estos ‘feminicidios’ se llevan a cabo tanto por las fuerzas de seguridad como por los narcotraficantes. Además de vender droga, hacen negocio con la prostitución y la trata de mujeres. Centroamérica es un auténtico volcán en donde se une la pobreza, la corrupción, el narcotráfico y la muerte.

Las familias sufren, las organizaciones denuncian pero la sociedad no se compromete lo suficiente. Tienen miedo. Ninguno de los candidatos a las próximas elecciones presidenciales de México lleva en su programa soluciones a dicho problema a pesar de las escandalosas cifras .

Mientars tanto desaparecen mujeres y no se vuelve a saber más de ellas, a menos que sus raptores decidan hacer aparecer sus cuerpos sin vida y con evidencias claras de haber sido brutalmente torturadas y asesinadas, violadas de manera  tumultuaria y arrancadas partes de su cuerpo o quemadas. Es un dolor terrible para esta sociedad. ¿No hay nada que mueva a quienes pueden hacer algo al respecto? Aparentemente no.

A cotinuación: El 90% de los casos quedan impunes, según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, teniendo en cuenta que una de cada tres mujeres ha sufrido algún tipo de violencia física y sexual, informa Naciones Unidas.

Parte 2, por venir.

Gracias a Eduardo Carrasco por su contribución a esta historia.

About -

Leave a comment